Nuestro amor no es ni nulo ni soberano

Nuestro amor no es ni nulo ni soberano

Nuestro amor es todo lo contrario de soberano. Nunca crea los valores, ni hace que
una persona o un sujeto sea amable. Más bien ocupa, como es natural, el rango que le
corresponde, dentro del cual adquiere carácter de bien fundada realidad todo lo que en
el hombre supone verificación vital y esencial: primero es el ser; luego, la verdad, y
por último el bien. Esto significa lo siguiente en el tema del amor: lo primero es la real
existencia de lo amable, la cual está dada al margen de nosotros mismos; luego es
preciso que esa existencia la experimentemos, o sea que la conocemos; y sólo al final,
como todo lo contrario de inmotivado o sin causa, decimos con un amor que confirma
el ser, la verdad y el bien: “Es bueno que existas”.

Post a Comment

#SEGUINOS EN INSTAGRAM