El hombre no es amigo de si mismo. No puede decirse que tengamos amistad connosotros mismos. S. Tomás de Aquino lo confirma cuando dice: “Hacia si mismo no sesiente amistad, sino algo superior… Consigo mismo se vive en unidad y este ser-unoestá por encima del
Los pensamientos de los antiguos sobre este tema son terminantes. Aristóteles dice:“Los signos que caracterizan la verdadera amistad están tomados de la forma en queel hombre la practica consigo mismo”. Y también afirma: “La forma más sublime deamistad es la que se parece al amor
Así llegamos al centro del tema del amor propio. Así es: esta exigencia de unaplenitud existencial, que obra en nosotros por haber sido creados, es realmente “amorpropio”. Ese amor propio es la forma de amor primaria, la forma de amor que dafundamento y hace psible
El hombre por su naturaleza, por ser creado, no es una nada impotente, quenecesita que Dios entre en acción como único motor eficiente. Al crearnos, Dios nosha puesto un motor propio. Al contrario, quiero afirmar que de esa raíz de lo natural enel acto de
En la base de la idea del amor, hay toda una concepción del hombre. Quien se entienda a si mismo y la persona humana como un ser que al menos en la vida espiritual es un ser libre, no indigente y autónomo, es imposible que
Creado y natural. Esa es la forma en que se presenta el Eros. Cuando el Eros seentiende como la exigencia de vida total, el logro de la plenitud existencial, y defelicidad perfecta.Esa exigencia del Eros no puede quitarse de la existencia ni suspenderse. Esaexigencia penetra
#SEGUINOS EN INSTAGRAM