LOS DEVOCIONARIOS

LOS DEVOCIONARIOS

Una de las prácticas habituales de los católicos es guiarse por los devocionarios. Algunos eran libros de formato manuable aunque de mucho contenido. Esos devocionarios ahora han desaparecido o quedan sólo en algunos países. El nuestro no se caracteriza por proponer a los fieles variados útiles para su vida cristiana.

Por mi parte, redacté en 1988 un Devocionario de Jesús Misericordioso que tuvo muchas ediciones y alcanzó enorme difusión en todo el país.

Luego, apenas llegado a San Gabriel Arcángel de Villa Luro, emprendí la tarea de preparar el Devocionario de San Gabriel, con una Novena bíblica y otras oraciones y letanías. Tiene varias ediciones y reediciones hasta hoy.

En el año 2014 escribí el Devocionario el Santuario de Maria Rosa Mística (La Plata, Bs. As.) publicado por las hermanas carmelitas con buen gusto.

Estos simples devocionarios, que no pueden equipararse con los antiguos, han servido sin embargo para promover las devociones católicas, y orientar la piedad de los católicos en la Argentina. Su formato pequeño permite llevarlos en el bolsillo, la billetera, o la cartera.

Para la Novena anual de sanación, el devocionario es completado con dos lecturas del Nuevo testamento y siete lecturas del Antiguo Testamento, de modo que al celebrar las Misas de la Novena, los católicos pue den tener al menos las dos lecturas bíblicas exigidas por la liturgia de la Iglesia.

Una cierta interpretación del Concilio Vaticano II, rompió con la tradición de los devocionarios. 40 años más tarde la Santa Sede reconoció la necesidad de promover las devociones católicas como parte de la religiosidad popular. Ese fue nuestro objetivo.

Post a Comment

#SEGUINOS EN INSTAGRAM