LA BENDICIÓN ANTES DE COMER

LA BENDICIÓN ANTES DE COMER

Los cristianos sólo comenzamos las comidas después de habernos persignado (hecho la señal de la cruz sobre frente, boca y corazón), y de haber dado gracias por los alimentos que se van a ingerir. Esa tradición viene de Jesús que tomaba el pan, daba gracias al Padre, lo partía y lo entregaba a sus comensales. Dar gracias a Dios por Jesús es el distintivo del creyente. San Pablo dice: en cualquier circunstancia recurran a la oración y a la acción de gracias (Filipenses 4:6) como fundamento de la alegría.

Los grandes pintores de la humanidad han tomado el tema de la oración antes de comer como uno favorito. Se suele decir de modo abreviado la bendición de la mesa. Los evangélicos mantienen la tradición, porque bendecir a Jesús es lo mejor que se puede hacer en el día. Bendecir significa manifestar la bondad de Dios. El pobre y el rico bendicen a Jesús antes de comer para darle gracias y pedir, uno paciencia, y otro, generosidad.

Quien da gracias antes de probar bocado, recuerda que más de cuarenta mil niños al día caen muertos por el hambre. Y esta Bendición se hace estando acompaña do o solo. Los cristianos no nos largamos a la comida como animales hambrientos. Puesto que el pan es el fruto del trabajo y el dolor, hay que pedir a Dios que derrame su Gracia sobrenatural sobre cada uno de los que participan de la comida.

La Gracia de Dios es multiforme: a unos da la con versión, a otros el consuelo, a otros abre la mente, a otros guía hacia el desapego. A cada uno Dios da la Gracia que necesita, y cada acción moralmente buena y salvadora se inicia por un impulso del Espíritu Santo. Adoptemos la santa tradición de bendecir el alimento.

Post a Comment

#SEGUINOS EN INSTAGRAM