La Acedia

La Acedia

La acedia es una tristeza con respecto al la felicidad que Dios nos promete. Hemos
sido elevados por Dios y esa tristeza paraliza, pesa, descorazona. Lo opuesto a la
acedia es la magnanimidad y la alegría fruto del amor sobrenatural. La acedia puede
existir junto a la laboriosidad y la diligencia. Incluso ese desmesurado interés actual
por el trabajo es propio de la acedia. Muchos negocios abren los domingos y las
fiestas de guardar. La acedia es un rasgo fundamental de nuestra actitud espiritual en
este tiempo. La gente vive triste: eso lo estamos notando todos.
La acedia es el pecado capital contra el tercer Mandamiento de la Ley de Dios: “
Santificar el día de descanso”. El Mandamiento nos ordena el descanso del espíritu en
Dios. ¿Cómo podemos descansar, participar en el culto y tener el ocio del tiempo libre
para recrearnos? Eso se nos da cuando vivimos unidos a nuestro auténtico y
verdadero sentido de hombres que buscamos la plenitud.

Post a Comment

#SEGUINOS EN INSTAGRAM