Libertad liberada y libertad cautiva

Libertad liberada y libertad cautiva

Cuando el alma vive del amor de Dios, la libertad se va liberando. Es lo opuesto de la
libertad cautiva. Porque siempre podemos caer en el pecado inscrito en nuestra carne.
Vemos como estamos lejos de una doctrina sentimental y un materialismo espiritual.
Los cristianos aquí nunca llegamos, estamos siempre en camino, porque podemos
caer de nuevo en el cautiverio de otros deseos. Solamente la gracia de Dios puede
liberarnos de la esclavitud del pecado y asegurarnos la verdadera libertad. La perfecta
libertad sólo la encontraremos en el Cielo, cuando Dios nos confirmará en el Bien, la
Verdad, y el Amor. Pero aqui en el mundo, por más que estemos en el camino de la
Gracia de Dios, siempre corremos el peligro de dejarlo por el pecado, y tener que
volver a comenzar todo para recuperar la Gracia santificante. Por eso la libertad del
cristiano es un esfuerzo de liberación. Sólo la libertad de los hijos de Dios nos librará
de la posibilidad de pecar, cuando el libre albedrío será absorbido por la libertad
perfecta.

Post a Comment

#SEGUINOS EN INSTAGRAM