La belleza

La belleza

La definición antigua llama bello a lo que gusta ser contemplado. Es muy exacta
porque evita decir ningún contenido positivo. La belleza no se puede medir o pesar
materialmente como si fuera una magnitud. Es útil recordar que las bellezas de los
concursos son sólo una demencia comercializada. No obstante, la belleza es también
algo sensible, al menos algo que aparece en lo sensitivamente perceptible. Aunque
evita toda comprobación precisa, para no caer en algo imposible cuando pasan los
años y los que se aman siguen viéndose como bellos. Decimos que un rostro es
encantador para hablar de la belleza que lo hace destacar sobre algo corriente; o
también encontramos encantadora una cierta forma de moverse o hablar. En fin, todas
estas palabras expresan lo fascinante, lo arrebatador y lo que mueve la emoción.

Post a Comment

#SEGUINOS EN INSTAGRAM