Falsa divinización del amor sexual

Falsa divinización del amor sexual

Nadie se extrañará que se haya divinizado el sexo por todas partes. Cuando en el
Evangelio se dice que Dios es amor no se habla de amor sexual, sino de amor
generoso y redentor. Hay una fuerte tentación de comportarse como si el amor sexual
fuera la suprema instancia de todo. Piensan muchos que si se hace en servicio del
amor sexual todo está justificado, como si se tratara de un deber religioso. Eso sucede
cuando se engaña al propio consorte, cuando se le quita la mujer al amigo, cuando se
aprovecha de la hospitalidad familiar, cuando se destruye la felicidad de otra persona,
o se abandona a los propios hijos, siempre argumentando que el amor sexual manda.
Cuando estas cosas naturales aparecen como divinas, el diablo ya está presente. Un
amor sexual al que se ha convertido en Dios, no es amor.

Post a Comment

#SEGUINOS EN INSTAGRAM